viernes, 22 de junio de 2012

Dura crítica al Congreso Constituyente de EQUO por parte de la corriente Andalucía Ecológica


La corriente de opinión Andalucía Ecológica hace pública una dura crítica al Congreso constituyente de EQUO previsto para los días 7 y 8 de julio, a la vista de la total carencia de debate estratégico político real, la imposibilidad de que EQUO Andalucía se presente en el congreso con entidad propia, y las escasísimas garantías democráticas con las que se está abordando el mismo.
Es dramático que se haya roto en tan poco tiempo con la posibilidad de debates políticos claros y abiertos a nivel de Andalucía, incluso con injerencias para obstaculizar el desarrollo de un EQUO Andalucía que se federe en EQUO en igualdad de condiciones que otros territorios donde los referentes de EQUO van a ser otras organizaciones políticas ya consolidadas, como es el caso del País Valenciano, donde está Compromis y el caso de Baleares donde esta Iniciativa Verds.
Como socias, socios y personas simpatizantes de EQUO en Andalucía no podemos permitir que se consolide un modelo asimétrico, donde el federalismo es una mera palabra sin realidad orgánica y estatutaria, relegando a Andalucía a un mero apéndice de Madrid. Y todo se está preparando para que así sea.
Si a esto añadimos que el gran fracaso electoral de EQUO en Andalucía ha sido debido a la incomprensión de las claves sociopolíticas de nuestra tierra y a un dirigismo que ha impedido hasta ahora articular un proyecto sólido de la ecología política en Andalucía, destruyendo el capital político acumulado con mucho esfuerzo durante años, consideramos que insistir en el mismo camino llevará a un rotundo fracaso en Andalucía y, consiguientemente, al debilitamiento del proyecto en España. Lo que decimos ya se demostró en las pasadas elecciones autonómicas donde EQUO llevó a un descenso del 20% en el apoyo a la ecología política en Andalucía.
Denunciamos en este comunicado el obstruccionismo por activa y pasiva de algunas mesas provinciales andaluzas, que han evitado primero, llevar los planteamientos organizativos y políticos de Andalucía Ecológica a sus asambleas, y han ralentizado después, decisiones determinantes con objeto de impedir la constitución pre-federal de EQUO Andalucía. Entendemos que con el único fin de debilitar nuestra autonomía política.
Criticamos duramente también la falta de debate político estratégico. Las decisiones de la Comisión Gestora han desviado en muchas ocasiones los debates hacia cuestiones interrnas que no consideramos relevantes, y han conducido el proyecto a la inanición política y estratégica.
Añadimos a esta crítica el hecho de que se mantengan los censos de EQUO en secreto, sin haber sido publicados en ningún momento, y nunca en los procesos electivos y de primarias que se han llevado a cabo, que han sido muchos. El conocimiento común de los censos es básico en la democracia de las organizaciones, mucho más cuando se han elegido en base a ellos personas que luego habrían de defender públicamente nuestras ideas.
La inanición política y el derrumbe del proyecto que aventuramos, lo estamos comprobando ya con la escasa capacidad de intervención sobre los temas más graves que están pasando y para los que la ecología política tiene respuesta clara desde hace años. Esto es especialmente grave en Andalucía.
En Andalucía, concretamente, se ha ignorado la decisión de nuestro pueblo en las pasadas elecciones y su mayoritario posicionamiento ideológico a la izquierda y progresita.
Además, en temas claves para la ecología, como el asunto del Algarrobico, Valdevaqueros, los recortes del gobierno central y su traducción por el gobierno andaluz, el rescate, los eres, y otros han sido ralentizados, perdiendo el sentido de la oportunidad en la intervención pública desde y por Andalucía.
La Mesa Andaluza ha sido completamente inoperativa no impulsando la construcción de un EQUO Andalucía consistente que se federe en un EQUO estatal.