jueves, 7 de mayo de 2015

¡Cállate bonita!


El ¡cállate bonita! nos ha desvelado que es habitual desde las bancadas de los unos y los otros en los debates del Parlamento de Andalucía interferir en quienes tiene la palabra con runruneos, interjecciones por lo bajini, expresiones despectivas y actitudes de desprecio.

Cuentan que esto es normal quienes llevan todo el tiempo ocupando la institución que reside en el Hospital de las Cinco Llagas. Esta "normalidad" es ejemplo y certificado del escasísimo respeto que quienes h...an gozado de representación política tienen por su pueblo representado.


El ¡cállate bonita! además tiene especial relevancia. Dirigido a la mujer, diputada y portavoza parlamentaria de Podemos, Teresa Rodríguez, desde la bancada del Partido Socialista (no me apetece nombrar el tercer y cuarto apellido compuesto), demuestra la soberbia machista y patriarcal de al menos la persona que lo regurgitó.

Que yo sepa nadie en el partido socialista se ha disculpado ni ante Teresa ni ante las y los andaluces. Debería el Partido Socialista (insisto en dejarlo así, que ya es bastante conceder lo de socialista) determinar la responsabilidad, dar ejemplo, y exigir la dimisión del parlamentario en cuestión.

No es irrelevante, gestos como este, con el agravante de proceder de representantes electos, alimentan la desigualdad de género, cosa muy seria si tenemos en cuenta las consecuencias de esa desigualdad

¡Quién haya sido que se vaya del parlamento ya!