jueves, 8 de septiembre de 2016

El nenúfar andaluz


Leí alguna vez una metáfora ecologista para explicar la ceguera persistente ante los cambios inminentes.

Cuentan que el nenúfar, una planta acuática, es capaz de duplicar su tamaño cada día si las condiciones ecosistémicas le son favorables.

Así podemos imaginar un estanque, en el que gozan sin competencia quienes desde decenios se creen únicos propietarios, al que le ha nacido en una esquina un nenúfar.


La saturación de residuos orgánicos, la luz y el calor permiten al nenúfar doblar su superficie día tras día. Así los días pasan y pasan hasta que un día el nenúfar ya ocupa la mitad del estanque.

Aun ese día los creyentes propietarios del estanque piensan que todo sigue igual inconscientes de que al día siguiente todo el estanque será ocupado por el nenúfar. De la noche a la mañana se quedarán sin estanque.

Esta historia es útil para explicar lo que son los procesos de crecimiento exponencial o geométrico que inducen cambios instantáneos inesperados en cualquier tipo de sistema, como los relativos a los efectos de calentamiento global.

Me viene a la cabeza contemplando la ceguera en la que el PSOE andaluz se ha instalado desde que rompió a la superficie social la crisis económica. Todos sus pasos han ido encaminados a alimentar al nenúfar sin ser conscientes del modo de crecimiento en el particular estanque privado llamado Junta de Andalucía.

Estos días vemos como Ciudadanos pretende la abstención del PSOE para que gobierne el PP, con Rajoy o no. Vemos como Pedro Sánchez zigzaguea entre serpientes venenosas internas y externas guiñando a todas partes. Vemos como, ante el temor de que Sánchez no se pliegue a los designios escritos (a causa de “el factor humano”), Ciudadanos tensa las relaciones en Andalucía contra su acuerdo de gobierno andaluz de cara a los presupuestos de 2017 para que Susana Díaz o su corte presione a Sánchez y olvide postularse a presidir en Moncloa. Vemos cómo el PSOE andaluz reacciona, sí, presionando a Sánchez para que se deje de tonterías y asuma que con 85 no se puede gobernar y que con Podemos tampoco.

Y ahí en ese proceso de olvido de que el estanque es limitado y las condiciones de crecimiento del nenúfar propicias, PP y Ciudadanos preparan el asalto a Andalucía con la ceguera de quienes se creen propietarios exclusivos del estanque.

Podemos e IU, Unidos Podemos, deben hacer oposición clara y contundente contra este PSOE andaluz de Susana Díaz, dueño de su pasado y falto de futuro. Si cambia, entonces ya veremos, pero si no, lo nuevo de verdad no debe venir a ser lo que la izquierda andaluza fue sin más remedio, soporte de diputaciones, alcaldías y Juntas a fuerza de patadas en su propio culo y mentiras labradas sobre su propio programa.

@MarioOrtega